SEGUIMOS HABLANDO DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Ya he hablado en anteriores artículos de lo que representa la Ciencia para el Dr. Grabovoi, para él es algo que no está separado de la espiritualidad, ni de la vida cotidiana, hay dos niveles, el Macro y el Micro. En ambos las acciones de la física se miden de diferente manera pero no por ello están separados.

Hay algo más allá de lo que nuestros 5 sentidos pueden medir y sentir, todos los que seguimos y practicamos no solo las enseñanzas del Dr. Grabovoi sino, cualquier otra disciplina metafísica, lo sabe, pero ¿sabéis que? Nuestros políticos, y los medios, aquellos que aparentemente controlan el mundo, también lo saben, pero lo niegan siempre y cuando no puedan sacar provecho de ello, y eso es lo que debemos cambiar, debemos creer en este otro tipo de Ciencia y Tecnología y tomar el control de nuestro mundo, y con ello del planeta entero y cambiarlo. Llevarlo a la NORMA.

Normalmente, si le hablas a los políticos (y no solo a los políticos, a cualquier persona que “tenga los pies en el suelo”) sobre cambios de Consciencia, modificación de las estructuras del mundo a través del pensamiento y de la concentración o incluso de la física cuántica, te dirán que no eres “realista” y que lo que no se mide (se ve, se toca, se huele, se siente o se saborea) no existe.

Pero, las naciones científicamente avanzadas no tienen ningún problema, en utilizar dichas tecnologías y la física cuántica para desarrollar el poder del átomo, esa parte intrínseca de todo lo que es y que ni ellos mismos pueden decir si es materia o energía, y promover y utilizar dicho poder para la destrucción nuclear, para llevar a cabo fines lucrativos o de control de las masas, es decir, de nosotros mismos.

Cuando se trata de entender el mundo, los procesos casi “mágicos” que se dan en la naturaleza y en el día a día, acaban negando la existencia del ámbito invisible que nos rodea, y que son parte de la cotidianeidad, por ejemplo, en lo que respecta a los aspectos  de política y diplomacia, los gobiernos todavía  piensan y actúan en un mundo newtoniano, compuesto de piezas individuales que interactúan unas con otras separadas como en un puzle que debe encajar según sus objetivos, y los llaman naciones, gobiernos y departamentos o territorios, individuales que hay que conquistar, desarrollar, aprovechar, utilizar…

En vez de concentrarse y trabajar en la naturaleza cooperativa del campo de energía y las reservas naturales de que disponemos, el énfasis está todavía es el sistema político basado en guerras y disputas, lo cual solo separa y establece barreras entre nosotros, solo lo valida el ego y no la esencia de la que estamos hechos y por la que estamos todos indisolublemente conectados, sin darnos cuenta que la misma mecánica newtoniana de acción y reacción mantiene y contiene un sistema de justicia basado en castigos “ojo por ojo…” que nos deparara un mundo ciego, si no ponemos remedio.

Revisa quien desea que nos destruyamos, que no creamos en nosotros, que no podamos recuperar nuestro poder y sigamos ciegos y separados, alimentando nuestra incapacidad, y centrándonos en lo físico y en el tener más y más… ¿pero más y más qué?, ya lo tenemos todo, ya lo poseemos todo, así pues ¿Qué perseguimos?.

No es que haya nada contra Newton, ni contra ningún otro científico de aquel entonces. Sus teorías trajeron al mundo una base técnica que permitió a la civilización tener dominio y control sobre el entorno. Buena parte de la evolución, en lo que atañe a las condiciones físicas de la humanidad, puede ser, sin la menor sombra de duda, atribuida a la ciencia de Newton y a su posición contraria a los dogmas religiosos. Sin embargo, la sociedad de hoy está obligada a convivir con los horrores y locuras oriundos de una ciencia que insiste en negar el mundo invisible, aquello quedo obsoleto, como quedo la teoría de que la Tierra era el centro del Universo. Para saber lo que ocurre cuando solo se da importancia a la materia, basta observar la sociedad occidental y el monstruo que hemos creado, “la globalización” que como un monstruo deshumanizado hemos traído al mundo una entidad puramente materialista, mecánica y sin vida llamada “corporación”, que deja de lado a la persona para creer en los beneficios puros.

Además de dar vida a dicho monstruo, le dimos primacía, nos olvidamos que todo lo que hay dentro, esta fuera, que creamos nuestra realidad externa según nuestra realidad interna y nuestros pensamientos y que no se consigue evolución y cambio fuera si no la hay dentro, así pues, si somos capaces de crear algo así, es porque somos capaces de realizarlo sin ningún aparato tecnológico externo, sino tan solo con nuestra consciencia, pero debemos creerlo y dejar de dar nuestro poder a lo que hay fuera (objetos, ideas, personas…) y recuperarlo desde dentro.

Todas esas personas son las que tan pronto contratan a personas como el Dr. Grabovoi para ayudarles a desarrollar proyectos para el bien común, como las persiguen y encarcelan por utilizar y enseñar sus conocimientos.

Otra ciencia es posible, lo vemos diariamente, en cada milagro cotidiano que acontece aprendamos a recuperar nuestro poder y dejemos de ser manipulados y controlados, sigamos creyendo que un mundo mejor y diferente es posible, porque es verdad, y porque nosotros lo crearemos si lo creemos, a través de nuestra imaginación, así que ¡¡CREEMOS!!

Carmen Cid Díaz
Sublicenciada E223SP
Discípula directa del Dr. Grabovoi y su equipo en Belgrado
www.cursosgrabovoi.com
info@cursosgrabovoi.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *