El espacio del pensamiento

El espacio es la estructura donde ocurren las cosas relativas a todo, el Ser, Alma, Consciencia, Espíritu, Cuerpo y Pensamiento.

El espacio del cuerpo es lo que nosotros conocemos como espacio,  sin embargo esos otros puntos  que constituyen al hombre tienen también su propio espacio, espacio donde se desarrollan y evolucionan. Existe también el espacio del pensamiento que puede ser colectivo o individual y está unido directamente a la Consciencia.

La Consciencia es la que consigue que todo cambie al modificar su propio espacio.

Grabovoi nos dice también que no hay mundos diferentes, no hay mundos paralelos, como algunas ciencias postulas, si no que todo ocurre en el mismo punto como argumenta la física cuántica y nos pone como ejemplo al Ser humano con todos sus cuerpos eterices. Lo llama “la Matrusca”, queriendo con esa imagen que entendamos como el Ser Humano en toda su amplitud tiene más que un cuerpo físico, es decir se mueve más allá de las tres dimensiones del espacio.

Según la física convencional solo existen tres dimensiones del espacio, según la física cuántica ha muchas más y se encuentran todas  aquí.

Según la dimensionalidad espiritual hay tantas dimensiones como facetas y cualidades pueda tener un objeto físico, no solo en el plano físico sino en todos los ámbitos. Las dimensiones del espacio no se limitan al ancho, alto y largo sino, al color del objeto, esto sería otra dimensión, la textura, la solidez, etc. etc. así como una figura geométrica puede tener infinitas facetas, puede tener infinitas dimensiones, una por cada faceta.

Grabovoi nos acaba explicando cómo gracias al espíritu que es movimiento y desarrollo todo cambia y se modifica, todo está en constante evolución espiritual.

Por esta razón debemos entender que el tiempo esta intrínsecamente ligado al espacio y que es inexistente en tanto en cuanto al elevar la consciencia la percepción de este “tiempo” cambia y viceversa.

Todo esto, está en nuestra Consciencia, son convencionalismos necesarios aquí y ahora en este mundo físico y para este nivel de consciencia, pero en ningún caso ni el tiempo, ni el espacio son estáticos y fijos.

Ya lo decía Einstein, el tiempo es relativo y nosotros lo podemos constatar, sabemos bien lo eterno que se hace un segundo en un “mal” momento y lo fugaz que es en un momento “feliz”.

Así, el pensamiento es otra faceta de la dimensionalidad espiritual, y lo llamamos el Espacio del Pensamiento, este puede ser individual o colectivo como adelantábamos antes.

Cuando una persona piensa en algo, eso ocurre en el espacio del pensamiento. Este  espacio puede ser tanto individual como compartido. Cada persona tiene un espacio individual de pensamiento, que está directamente ligado a la Consciencia, por esta razón es tan importante ser muy higiénico en nuestros pensamientos, ya que es nuestra herramienta de creación, nuestra mente genera pensamientos, y nuestra realidad se va creando conforme a esos pensamientos, si, como sabemos ya el 98% de nuestros pensamientos son negativos imagina lo que estamos creando, imagina el mundo y la realidad que creamos. Pero cuando diferentes personas, por ejemplo en el cine, están viendo una película juntos, entonces el espacio de pensamiento se vuelve común.

Aquí, en estas situaciones donde el pensamiento es común, es donde debemos tener aún más cuidado con ese espacio de pensamiento ya que la unión de varias consciencias da fuerza a las creaciones, y la realidad cambia más rápidamente en base a ese pensamiento común. Si varios millones de personas, ven la misma noticia a la vez, negativa, generadora de miedo, capaz de hacernos creer que no podemos hacer nada por cambiar nada, se genera un espacio de pensamiento común donde ese pensamiento se ve reforzado y apoya do por todas esas consciencias y se genera una creencia de pérdida de poder.

La manera en que la consciencia reacciona a lo que  sucede tiene un significado fundamental, porque la conciencia puede transformar el espacio, también el espacio físico y por supuesto el espacio del pensamiento. Es suficiente que la consciencia emita un pulso de acción y el espacio cambia, cualquier espacio.

En relación al espacio del Pensamiento, el pulso de acción debe ser positivo y creativo, modificando nuestra forma de pensar para conseguir creaciones en nuestra realidad que sean positivas modificando ese espacio común, y modificando de esta forma creencias tan instaladas en nuestro sistema como que la enfermedad, el sufrimiento y la muerte es lo normal sin darnos cuenta que modificando nuestro pensamiento, y las cosas que vemos en común con otras personas (películas, series, noticias) que son creadoras de egregores, debemos modificarlas para dejar de participar en ese espacio de pensamiento común y crear un espacio de pensamiento individual donde el positivismo y la capacidad de modificar cualquier evento, presente pasado y futuro es posible.

Así que ya sabes, si quieres generar y crear una realidad, un espacio de vida en esta dimensión, que esté libre de negatividad, debes empezar desde ya, a modificar tu forma de pensar, y por lo tanto de hablar y actuar. ¡¡Pásate al lado positivo y creativo de tus pensamientos!!.

 

Carmen Cid Díaz
Sublicenciada Número S223ESP

Instituto Español de Estudios de Grigori Gravovoi

info@cursosgrabovoi.com
www.cursosgrabovoi.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *