HABLANDO DE LA MUERTE, ENTENDIENDO AL DR. … Una Reflexión

Además de que ha sido hace poco el día de “Todos los Santos” o el “Día de Muertos” que conmemora la muerte, recientemente también he vivido de cerca una situación donde una persona muy querida perdía a alguien, y he podido constatar el sufrimiento que genera la muerte de las personas que queremos, ya sea porque tenemos nuestra propia muerte y el ego se defiende, ya sea porque realmente nos apena la separación de esa persona,  me demuestra que nos hemos acostumbrado o hemos creído que lo normal es perder, sufrir, generar sufrimiento y estar apegados a ese sufrimiento, como si el dolor, el miedo, el sufrimiento fuese lo que nos hace humanos y le da un sentido a la vida.

Observando esto, cada vez entiendo más al doctor Grabovoi cuando nos dice que la muerte no es necesaria y que realmente no es una condición de la naturaleza humana. La muerte, la enfermedad, la falta de abundancia, todo eso genera sufrimiento y nos aleja de nuestra verdadera naturaleza que es la alegría, porque eso somos, esa es nuestra esencia, Dios es alegría, el creador es alegría, y no debemos perderla, y aferrándonos a la posibilidad de morir, es lo que estamos haciendo. Todo esto han sido creencias impuestas que tenemos que eliminar de nuestro sistema para poder realmente ser los seres poderosos y creadores que somos, creo que empiezo a entender al Dr. Grabovoi cuando nos insta a entender y promover la idea de que somos eternos en este cuerpo y no es necesario morir para evolucionar. Grabovoi nos insta a pensar en la vida eterna y nos insta también a pensar en la resurrección, un concepto muy difícil de entender debido al férreo adoctrinamiento al que somos sometidos. La forma en que él nos dice qué debemos pensar en la vida eterna,  no es según la vida que estamos viviendo ahora, ya que  esto puede ser para muchas personas una condena por las situaciones de carencia y dolor que están viviendo, más con alegría, armonía y amor, (amor de verdad, del bueno) que es como él lo expresa y lo vive, así si se puede  y se debe vivir eternamente, eso es lo que tenemos que cambiar, se trata de cambiar el mundo para que el mundo sea el lugar perfecto y paradisíaco que siempre debió ser y en ese momento darnos cuenta de que si es deseable vivir aquí eternamente, sin dolor, sin miedo, sin carencias, solo con amor, solo perfección, por eso la muerte no es factible, pues ella nos roba todo eso.  Por esta razón debemos dedicar todo nuestro esfuerzo a trabajar para corregir todo lo erróneo, para reínformar todo lo que nos hace ser imperfectos, en este Día de Muertos y por cada Día de Muertos que vivamos, debemos recordar que la muerte no es necesaria, que la muerte si es el fin pero de nuestra evolución, ya que nuestra evolución se frena y  tardamos toda una vida de nuevo en volver a reconectar y a poder llegar al nivel donde estábamos en nuestra vida anterior, ¡cúanto tiempo perdido!… en ese momento justo, cuando llegamos a ese momento en que nuestra otra vida anterior y esta llegan al mismo nivel de evolución y ya hemos conseguido reaprender lo que ya sabíamos, es cuando de verdad empezamos a evolucionar y a aprender cosas nuevas, es en ese momento,  cuando empezamos de nuevo a  evolucionar de verdad, hasta ese momento es solo un recordar, por eso es tan frustrante a veces y tan desesperante. Así que debemos recordar que el Creador es alegría, que la única emoción factible para mantenernos en un estado de consciencia elevada es la Alegría, y con ella poder modificar nuestro entorno según el modelo perfecto, según la NORMA, seguir avanzando hacia la eternidad para vivir en la perfección, en el amor y en la paz eternamente, ¿quién no quiere vivir así eternamente?

Por lo tanto me doy cuenta, que la muerte no es más que otro medio de tenernos asustados, alienados, controlados… la muerte, como diría Eisntein, es una de las ilusiones más persistentes que hay, debemos trabajar para borrarla de nuestras creencias y ser, perfectos y eternos para y por siempre.

Sin dolor y sin miedo.

¿Difícil? Sí, pero como decía una amiga querida “Difícil también significa posible”, ¿te vienes a seguir cambiando el mundo? Por aquí ya somos muchos.

 

Por Carmen Cid©

Sublicenciada E223SP –  A264ESP – P472ESP

 

Comentarios 8

  1. Estimada CARMEN, verdaderamente exquisita tus palabras!!!
    El ser humano debemos de limpiar generaciones completas de escasez, sufrimiento, desmerecimiento y dolor.
    Lo mas maravilloso de todo esto, es que alguien del clan, despierta y se anima a SANAR!!!!
    Gracias Carmen, por tu maravilloso aporte a la humanidad.

  2. Carmen Querida….que relajante y estimulante lo que dices porque ciertamente es un temor sumamente arraigado tan solo de pensar en la posibilidad de sufrirlo, pero con este otro maravilloso punto de vista, todo cambia, pido integrar hasta mis huesos esta hermosa posibilidad ….Gracias !!!

  3. Qué texto simplemente maravilloso, una alegría infinita brota en mi la lectura de un texto tan increíble. Aquí hay mucha información. Es realmente una buena noticia.

  4. Muchas gracias por elevar la información,por recordar lo que somos y alentar el verdadero cambio.Es muy grato para mi poder conectar contigo carmen atraves de los videos y este escrito.Soy Argentina, y me entere hoy de tu estancia en buenos Aires en noviembre.Las plazas estan agotadas .Espero poder asistir a tu curso cuando vuelvas de nuevo a Argentina.Estoy notando verdaderos cambios desde que comencé a trabajar con los números.Desde ya mil gracias por la calidez y compromiso que trasunta tu trabajo.
    Un abrazo muy grande parati y gracias por la difusion de l material del dr. Grabovoi.
    Liliana

  5. ¡Hermoso artículo! Me dejaste sin palabras. Reflejas exactamente mi sentir, la falta de comprensión de la muerte a pesar de trabajarla de forma consciente. El dolor «innecesario» al que estamos acostumbrados, especialmente en culturas como las nuestras, en donde si no sufres es que no sientes, tu artículo me cae como anillo al dedo.

    Justo la semana pasada atravesaba, nuevamente, el duelo personal, 31 años después, con menor intensidad pero no por eso menos doloroso, de la pérdida de mi hija. Por eso ahora y, tal como tú lo mencionas, millones de gracias al Dr. Grabovoi por compartir todo su conocimiento. Ahora está en nosotros en poner en práctica y trabajar para llegar a la Norma, tal y como el Creador lo desea.

    TQM mi Tsen Tsei.

    Xoxo,

    Marcela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *